Solicita TU PRESUPUESTO a IDG GRUP WEB - Imagen Corporativa y Publicidad (Barcelona)

¿Debe EVOLUCIONAR la Imagen Corporativa de mi empresa?

SÍ. Absolutamente SÍ. ¡La imagen corporativa de una empresa NO ES ETERNA!

Las empresas cambian, las modas cambian, la competencia aprieta, el mercado evoluciona, las empresas amplían servicios y productos… o simplemente la imagen se ve anticuada para los nuevos tiempos y/o nuevos conceptos.

Si la empresa cambia, la imagen con que se presenta a sus clientes debe cambiar también. De lo contrario, siempre que no sea en interés de nuestra estratagia aparecer como una marca de solera y/o antigua; se estará transmitiendo algo que no es real.

¿CUÁLES SON LAS PRINCIPALES RAZONES PARA QUE LAS EMPRESAS CREEN UNA NUEVA IMAGEN CORPORATIVA, O LA ACTUALICEN (RESTYLING)?

En general, las razones para renovar la imagen de la empresa, negocio o institución se pueden agrupar en dos categorías principales:

  • Razones estratégicas, planificadas, para aprovechar nuevas oportunidades.
  • Reacción a problemas ya existentes dentro del mercado o la empresa.

(Mientras lee la lista de razones, pregúntese si puede ser el caso de su empresa, y si ya le conviene renovar su imagen o hacerle un restyling).

1. Crear/Cambiar la imagen corporativa… PORQUE LA EMPRESA ES NUEVA

Esta es la razón más evidente. Una nueva empresa que se está creando, normalmente no dispone de ninguna imagen establecida con la que presentarse a sus clientes, por lo que debe procurarse una tanto para su imagen externa como la interna (que le permitirá generar todo el material corporativo: papel de carta, tarjetas, sobres, dossiers, catálogos, pósters,…), rotulación de sus espacios, merchandising corporativo,…

Es un error pensar que no hace falta crear una imagen: ¡siempre se tiene una!, aunque sea la de “empresa que no se preocupa por su imagen”, por lo tanto es imprescindible disponer de ésta.

El momento idóneo para crear la nueva imagen es durante el proceso de creación de la empresa, antes de que salga a buscar clientes; pero cuando ya se ha definido la estrategia, los objetivos de la empresa o negocio, así como el target de clientes a los que se va a dirigir o está enfocada su empresa. Todos estos factores determinarán el modelo a seguir para fijar la imagen.

Es probable que esa primera Imagen NO SEA PERFECTA (porque conforme empiece a funcionar la empresa, pueden cambiar algunos parámetros de ésta). No pasa nada, se puede mejorar más tarde. Pero SÍ debe ser PROFESIONAL y ADECUADA a la empresa y a los productos y servicios que prestará a sus clientes, para que éstos se sientan atraídos e identificados con la marca.

2. Cambiar la imagen corporativa de la empresa… PORQUE LA EMPRESA SE HA ESTABILIZADO.

Cuando se crea una empresa nueva siempre hay que ajustar los planes a la realidad del mercado. No siempre es posible conocer con antelación cuál será la actividad que estará realizando al cabo de un tiempo. Cuando esto pasa, conviene renovar la imagen en cuanto la empresa se ha estabilizado y se sabe qué hace realmente, que productos comercializa y a qué segmento de clientes está enfocada.

Ejemplo, una empresa inicialmente de reformas interiores puede ir creciendo y acabar especializándose en decoración y reformas únicamente para clientes de alto standing. O una empresa constructora que con el tiempo asume proyectos de obra pública de gran envergadura, no puede señalar e identificarse de cara a sus clientes con pequeñas reformas de barrio. En ambos casos, la imagen que debe comunicar puede variar y la imagen inicial ya no se ajustaría a la nueva imagen corporativa. Es momento de cambiar.

3. Cambiar la imagen corporativa de la empresa… PORQUE TIENE UN MAL DISEÑO.

En muchas empresas, el logotipo es, sencillamente, malo, no adecuado, poco trabajado…. Lo ha diseñado alguien que no es profesional, alguien con quien se tiene compromiso (por ejemplo, un sobrino que tiene “buena mano con el Photoshop”); o incluso lo ha dibujado el mismo empresario, y no acaba de encajar con la imagen que realmente debe dar.

El mal diseño es el peor de todos los casos: una mala imagen salta a la vista mucho más que una normal.

Los clientes dudan de su profesionalidad (¿quién se fía de una empresa que no cuida su imagen?), y posiblemente habrá que dar un mejor precio para conseguir los pedidos. La imagen corporativa o la marca, es en muchos casos, lo único que el cliente ve de nuestra empresa antes de conocernos, por lo que ésta imagen debe ser buena.

Una buena imagen da confianza a los clientes, distingue a la empresa de la competencia, hace que le recuerden mejor, y le puede permitir – incluso – cobrar más por sus productos y servicios.

Cuanto antes renueve su imagen, mejor.

4. Cambiar la imagen corporativa de la empresa… PORQUE LA EMPRESA HA CAMBIADO DE NOMBRE.

Hay nombres que no funcionan y se deben cambiar, aunque la empresa no cambie de actividad. Nombres aburridos, impronunciables, difíciles de recordar, demasiado largos, demasiado genéricos, iniciales que nadie entiende,… También hay nombres que puede ser que los clientes confundan con otra empresa, o que no identifiquen a qué se dedica la empresa. Cuando esto pasa, la única solución es cambiar de nombre y reflejarlo en el diseño de la imagen corporativa de la empresa.

Si se cambia el nombre de la empresa, la imagen debe – como mínimo – ajustarse para alojar el nombre nuevo. No obstante, puede ser el momento ideal para aprovechar la ocasión, hacer un rebranding completo y relanzar la compañía. Siendo este último un buen motivo para reposicionarse, comunicar nuevas estrategias y servicios, o simplemente para influir en la memoria del cliente y consumidores.

5. Cambiar la imagen corporativa… PARA CAMBIAR LA PERCEPCIÓN DE LOS CLIENTES.

Muchas empresas renuevan su logotipo y su imagen corporativa, no porque sea mala o no se ajuste a la empresa, sino para renovar la percepción que tienen de la empresa los clientes, proveedores, inversores, y la sociedad en general. Las empresas quieren presentar una cara más amable, innovadora, tecnológica, moderna.

¡No lo olvides! Los cambios de imagen generan confianza en los clientes, ya que da imagen de renovación, actualización, proceso de cambio y mejora.

6. Cambiar la imagen corporativa de la empresa… POR UN CAMBIO DE ESTRATEGIA.

Las empresas evolucionan con el mercado, y puede suceder que cambien de producto, canal, tecnología, o incluso de sector. Cuando la empresa cambia lo suficiente como para que su imagen ya no la represente, o simplemente no esté de acorde con la nueva filosofía de la empresas y de sus productos y/o servicios, conviene renovarla.

Hay dos modos posibles para hacer este cambio:

  • Hacer un cambio de manera planificada, en cuanto la nueva estrategia es clara, preferentemente antes de implementarla. El desarrollo de la nueva imagen debería formar parte del proceso de cambio estratégico. Y luego hacer una presentación y una introducción en el mercado.
  • Sobre la marcha, cuando se detecta que los clientes creen que la empresa se dedica a algo distinto de lo que realmente hace. Se debe cambiar para adaptarla a la nueva percepción del cliente.

7. Cambiar la imagen corporativa de la empresa… POR CREACIÓN DE NUEVAS LÍNEAS DE NEGOCIO.

Las empresas crean nuevas líneas de negocio y nuevas marcas por muchas razones: para introducir una nueva línea de productos, para explotar un nicho de mercado, para crear una segunda marca que compita con la principal, para atacar otras bandas de precio (más caras o más baratas), o para entrar en nuevos mercados.

La nueva unidad de negocio puede utilizar la imagen de la matriz, puede adaptarla, o puede crear una completamente nueva. Por este motivo, los nuevos diseños deben tener muy en cuenta la imagen de la empresa para readaptarla o cambiarla totalmente, dependiendo de los objetivos e intereses de la empresa.

8. Cambiar la imagen corporativa de la empresa… POR SU EXPANSIÓN.

Una empresa puede ampliar su campo de actuación de muchas maneras: introduciendo nuevas líneas de productos, accediendo a nuevos mercados o a nuevos canales, atacando a nuevos segmentos de clientes, etc. Si el logotipo y la imagen están ligados a un producto, región geográfica, mercado, canal o segmento, la expansión queda dificultada.

Es muy probable que una empresa cuyo logo e imagen se identifiquen al 100% con una Comunidad Autónoma o un País, no tenga la misma acogida en otras zonas que si su imagen es “aterritorial”.

Será necesario ajustar la imagen para suprimir esa limitación, redefinirla completamente, o arriesgarse a seguir con una imagen que sólo representa a parte de la actividad.

Cuándo se debería hacer el cambio:

  • Cuando se prevé una expansión importante y se planifica la estrategia. Por ejemplo cuando una empresa de servicios a profesionales decide ampliar y dar servicio directo a los consumidores. O cuando una empresa de venta directa decide ampliar y vender a través de distribuidores.
  • En cuanto la nueva actividad adquiere la suficiente importancia en el conjunto de la empresa. Por ejemplo, cuando una empresa que exporta ocasionalmente aumenta el volumen de sus exportaciones.

9. Cambiar la imagen corporativa de la empresa… PARA CONCENTRAR SUS LÍNEAS DE NEGOCIO.

Muchas empresas crean unidades de negocio o marcas independientes, por ejemplo para comercializar productos diferentes, servicios adicionales o diferentes, en canales diferentes, o en segmentos de mercado distintos o de precio diferentes. Puede ser que la diversificación vaya demasiado lejos, que ya no sirva, o que alguna línea de negocio se contraiga, por lo que la empresa decida reincorporar una marca secundaria a la marca principal. Cuando esto pasa, hay que adaptar dos imágenes: la de la marca secundaria, durante un tiempo de transición hasta que los clientes hayan aceptado el cambio de marca, y la marca principal, para aceptar la nueva línea. O incluso adaptar las dos imágenes en una.

10. Cambiar la imagen corporativa de la empresa… POR SU NUEVA ESPECIALIZACIÓN.

Cuando una empresa se ha diversificado demasiado, puede decidir focalizarse en una parte de su negocio y desprenderse del resto. Por ejemplo, puede abandonar el canal distribuidor y centrarse en la venta directa. O conservar una sola línea de productos. O enfocarse a un nicho de mercado. O cambiar el tipo o target de clientes.

Conviene en dichos casos, adaptar la imagen de la empresa para comunicar correctamente nuestra nueva línea de actuación.

Bien. Pues conocidos los distintos momentos y motivos por los que resulta de interés darle un giro a la Imagen Corporativa de la empresa,… si su empresa se encuentra en cualquiera de estos casos, le podemos ayudar.

IDG GRUP WEB – IMAGEN CORPORATIVA Y PUBLICIDAD le ofrece un servicio de Asesoramiento en Marketing y Diseño de su Imagen Corporativa, responsabilizándonos de crear y transmitir la IDENTIDAD actual de SU EMPRESA, EL MENSAJE de qué es, a quién se orienta, cómo se presenta,… su corporación en el momento actual. Nos encargamos, desde el diseño o rediseño del LOGO, hasta la creación de cualquier elemento y/o MATERIAL PUBLICITARIO que contribuya a dar a conocer su empresa (tarjetas, trípticos, catálogos, revistas, página web, rotulación de vehículos comerciales, anuncios publicitarios…).

Nuestros CLIENTES son nuestra mejor garantía. ¡No nos consulte a nosotros! ¡Pregúnteles a ellos cómo hemos contribuido a potenciar sus organizaciones! Y después de hacerlo,… ¡estaremos encantados de trabajar también para usted bajo nuestras permanentes premisas de CALIDAD, SERVICIO y COMPROMISO CON EL CLIENTE!

¿Te lo demostramos?

Solicita TU PRESUPUESTO a IDG GRUP WEB - Imagen Corporativa y Publicidad (Barcelona)